18.9.13

Rodrigo Rato está multiempleado como asesor. Es la "puerta giratoria"


La decisión del Banco de Santander, contratando a Rodrigo Rato, es el ejemplo más claro de la teoría “la puerta giratoria”, donde cuando uno asciende a los cielos de algo, ya no baja excepto que él mismo quiera bajar. Siempre la puerta gira para dejarle entrar a otra estancia aunque parezca cerrada la puerta de entrada.

Rodrigo Rato fue un ministro aceptable, con claros errores que nos llevaron a la actual crisis inmobiliaria, pero con aciertos interesantes. Su gestión con Bankia fue desastrosa.

Basta recordar que el rescate bancario nos ha costado 246.000 millones de euros, según nos repite el FMI cuando quiere asustarnos. Pero ahora tras ser nombrado consejero de Telefónica, lo elijen como asesor del Banco de Santander. Todo son empresas privadas. Todo son empresas que dependen de sus clientes. Decisiones pues privadas; opiniones públicas.

16.9.13

Cinco años de crisis y seguimos sin saber nada del final


Tras cinco años de crisis, tras soportar casi sin decir nada cinco años de travesía de un desierto que nadie explica bien y que menos todavía nadie sabe ni a donde nos lleva ni donde está el final, hemos perdido algo más del 15% de nuestra riqueza y nuestras viviendas valen un 40% menos que hace 5 años.

Cuando el banco de inversión (creíamos que solo americano) Lehman Brothers quebraba al abrir sus cajas fuertes y ver que solo había polvo y papeles, pensábamos todos que aquello era una tontada de ricos americanos. Pero en España ya sonaba la crisis con el hundimiento lógico por la crisis inmobiliaria que nos invadía poco a poco.

Cobramos un 20% menos de sueldo y eso los que lo cobran que cada vez son menos. Pero insisto, lo peor de todo es la falta (como en todas las crisis sistémicas) del final, del tiempo y de las formas, de saber cómo quedaremos si es que quedamos.

8.9.13

¿Hay recuperación económica en España, a la vista de lo que va en este 2013?


Recuerdo que escribí a mediados de junio de este año, que se avecinaban tiempos en donde la incipiente recuperación económica sería anunciada a bombo y platillo. Los datos confirmaban los que muchos estamos esperanzados de que ocurra, una mejora paulatina de las condiciones de mercado que permitan encarar un crecimiento económico sostenible y que acabe repercutiendo en beneficio de los españoles.
En esta fase surgen ciertos encontronazos por parte de los que defienden que la crisis ya se ha terminado (gente positiva) y los que creen que todo está perdido (gente negativa). Esto se aúna con el hecho de que los datos económicos lo que muestran es una mejora en el ritmo de destrucción de la economía, que hace que este sea cada vez menor, y no un crecimiento per sé (que se espera para 2014).

4.9.13

Para dirigir sociedades se necesitan líderes con capacidad humanista


España no está al final de su ajuste económico. Decirlo es estar poco informado o creer que el optimismo sirve para no estar peor. Este septiembre 2013 será muy duro, pero efectivamente si se compara con otros septiembre cercanos no lo será tanto pues ya se han realizado gran parte de los ajustes. 

Diríamos que ya no es posible perder tantos puestos de trabajo, simplemente por que ya no los hay. Los cotizantes siguen bajando, luego la actividad sigue perdiéndose y España camino hacia la nada. Empresas tan importantes como Renfe, Ericcson, San Miguel, Urbanos de Zaragoza, Seat o el propio Estado siguen planteando ERES con despidos numerosos. No se ve la reactivación.

3.9.13

Análisis de los datos del desempleo agosto 2013 y los errores en comunicación


Lo ocurrido con la publicación de los datos de empleo o paro en agosto 2013, publicados hoy, 3 de septiembre, resumen bastante claramente todo lo malo que tiene nuestro país dentro de su forma de comunicar y asumir.
Mala praxis política: Con una Cospedal anunciando “los mejores datos de paro desde el año 2000”, intentando mejorar su imagen pública dejando de lado a Bárcenas y potenciando ese positivismo (necesario, en cierta forma incluso justificado) que denota que necesitan vender como sea los brotes verdes para ahuyentar los malos espíritus de unos datos que, si bien reflejan una cierta salida de la recesión, siguen ahondándonos en la crisis.