9.9.12

No hay expectativas de demanda a medio plazo y eso es muy grave

Paseaba por el centro de mi ciudad cuando un cuarentón con barba de dos días y pantalones cortos hablaba por teléfono en un tono excesivo para la calle con poca gente. Alguien parecía haberle pedido consejo sobre la posibilidad de contratar o no contratar a un número indeterminado de personas para su empresa.
El orondo hombre del pantalón escaso le respondía contundentemente.
—Mira, por mucho trabajo que tengas hoy, si no tienes EXPECTATIVAS  de demanda en el medio plazo, NO contrates a nadie. Y hoy no hay expectativas de nada.
Lentifiqué el paso, pero la contundencia en sus palabras iban por el mismo camino de “la expectativa” simple y clara. En media docena de palabras había dado una lección de economía que los ministros no saben entregarnos ni aplicarse.
En estos momentos la sociedad tiene miedo, complejo o banal, cierto o inventado, pro miedo al futuro. El miedo no siempre produce temor enfermizo, pero casi siempre produce paralización.
Los ciudadanos tienen más dinero del que parece, pero no consumimos por varios factores, siendo el principal el temor a lo que nadie sabemos si vendrá o no vendrá y en qué consistirá. Los políticos deben sobre todo trasmitir seriedad, tranquilidad, serenidad en sus decisiones, lógica social para que no se rompa la baraja y soluciones que funcionen. Y hoy esto no se está haciendo.

Publicar un comentario