¿Qué demonios está pasando con el déficit en España?

El aumento continuado del déficit en España sigue su ritmo en este duro y complicado 2012, y alcanza ya el 3,41%, a solo un 0,09% de alcanzar la cifra límite fijada para para España desde la UE para el total del ejercicio del año 2012.

¿Qué demonios está pasando en España?

 La mejor forma que tengo de explicarlo claramente es mediante la conocida ley de acción – reacción. La tercera ley de Newton dice algo así: Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria: o sea, las acciones mutuas de dos cuerpos siempre son iguales y dirigidas en sentido opuesto.

La ciencia económica no es una ciencia exacta como la física, pero sí tenemos tautologías que se pueden asemejar a esta ley. Las posiciones financieras de dos agentes situados en el vacío son iguales y en sentido opuesto, es decir, lo que para uno es déficit (en este caso el sector público) para otro es superávit (sector privado). En el caso económico, el vacío suele ser una isla desierta.

¿Qué implica esto? Básicamente, que da igual la fuerza que hagas para mover algo, si ese algo te lo devuelve con la misma fuerza.

Baja el déficit estructural, el déficit que decide el estado mediante inversiones o gastos a discreción, pero aumenta el déficit cíclico, aquel que depende de la propia actividad económica y está al margen, en principio, de lo que desee el propio estado. Y eso es lo que observamos.


El estado baja sus consumos intermedios un 11,2%, baja su inversión un 15,6%, las transferencias de capital un 65,1%, ayudas a la inversión un 82,3%… Ese es el reflejo de la austeridad, que, de nuevo, no hay que verlo en el déficit total, si no en los esfuerzos de aquellas variables que el Estado puede manipular. Claramente a la baja.
El problema es que la austeridad responde con fuerza, en un entorno donde el sector privado necesita mantener recursos para pagar su deuda, la actividad económica se resiente y pasa lo que pasa:


Las prestaciones sociales aumentan un 3,2%, las transferencias sociales aumentan un 24,7%, y las transferencias corrientes a las CCAA (para que luego su déficit se rebaje al mínimo, pues es lo que muchos agentes internacionales temen por el desfase tan abultado del año pasado) un 24,4%.

Y si la actividad económica se resiente, así lo hacen los ingresos vía impuestos (de los que solo se puede decidir el gravamen, no la cantidad total percibida). Aumentan los ingresos por el IRPF (tras el aumento de todos los tramos), pero caen por el IVA, capital, dividendos… En total, un 4,2% menos de ingresos y un 11,2% más de gastos, a pesar de los esfuerzos por bajar el déficit, que se dejan ver.

¿Inesperado? Para nada. Lo único que nos queda esperar es que en diciembre pegue el increíble salto que pegó el año pasado:

 

Fuente de nuestro blog Caótica Economía
Publicar un comentario