7.4.12

Hyman Minsky nos habla de la inestabilidad financiera

Desde que empezó la crisis he ido leyendo el nombre de Hyman Minsky (economista estadounidense considerado poskeynesiano), por aquí y por allá, en referencia a la inestabilidad financiera, la propia crisis y el temido “minsky moment”, pero lo cierto es que no había leído nada “en serio” sobre el tema. Pero no hay nada como leer los trabajos originales del propio autor para entender lo que de verdad quería decir (sobre todo después de ver como incluso surgen debates en torno a “la idea principal” de Minsky).
Podríamos decir que, siendo influenciado ampliamente por el trabajo de Keynes y Schumpeter, Minsky definiría una línea de pensamiento que más adelante puede compararse con la MMT, de la que ya hablé en otro artículo, siendo el proceso monetario y financiero una parte clave que los diferenciaría del pensamiento mainstream post-keynesiano.
   Entorno financiero y económico
La idea principal de Minsky la podemos resumir en una simple cita, “As the system matures, the likelihood of inestability increases” [Conforme un sistema madura, la probabilidad de que se haga inestable aumenta]. En terreno económico esto se traduce por el hecho de que conforme un sistema estable avanza en el tiempo, las condiciones financieras que operan “por debajo” empiezan a incrementar el riesgo de inestabilidad (luego explico el porqué).

Es la regulación financiera e institucional la que aleja al sistema de estas inestabilidades, sin embargo, (I) un periodo de bonanza hace que estas regulaciones se relajen, permitiendo que aflore la inestabilidad y (II) estas estructuras regulatorias deben evolucionar conforme a las practicas del mercado, pues si no, su efectividad se ve mermada.
Esta inestabilidad endógena (derivada del propio sistema) hace que un capitalismo moderno de total y absoluto libre mercado sea económica y políticamente inviable, por la cantidad de depresiones que se sucederían. Por tanto, las regulaciones son una necesidad inevitable.
Para él, un ejemplo clave de los efectos positivos de estas regulaciones es el que los bancos centrales puedan ejercer de prestamistas de ultima instancia, pues ahuyentan los malos espíritus del pánico y fomenta la estabilidad. (El BCE no permite prestar a los gobiernos directamente, lo cual hace que el coste de financiación de un país como el nuestro dependa mucho de los vaivenes de los inversores, como estamos viendo actualmente en la prima de riesgo española, problema que otros países, como EEUU o UK tienen en mucha menor medida, pues sus bancos centrales si podrían actuar de esa manera).
Fijaos si le gustaba este tipo de regulaciones que incluso propuso el “empleo de ultima instancia” con cierto paralelismo al que proponen algunos de la MMT.
En concreto, para Misnky, lo importante es entender como funciona un sistema económico completo, es decir, introduciendo el factor financiero junto al gobierno, los hogares y las empresas. Lo cual permite entender mejor como la acción del gobierno puede incidir en la actividad económica a través de sus efectos reales y monetarios.
Cito: “El gasto público que mantenga y potencie la actividad económica no es por tanto un gasto que simplemente vaya a incrementar la deuda, sino una inversión sobre la renta y el empleo.”
Dicho de otro modo, igual que es entendible que un parado se endeude con un banco para poder montar una empresa que en el futuro le permita obtener un beneficio (y pagar la deuda que hubiera generado), debe ser entendible que un gobierno se endeude para conseguir reducir el número de parados cuando estos no pueden conseguir financiación y/o están inmersos en una crisis de demanda.

   La hipótesis de la inestabilidad financiera
Antes decíamos que el sistema tiende a la inestabilidad. Aquí explico su teoría (bastante simple y entendible).
Durante una época de auge, estable, los empresarios se vuelven más optimistas, tomando un mayor riesgo y endeudándose más para obtener un mismo beneficio (ya que la seguridad de obtenerlo es mayor, y la expectativa a no poder pagar la deuda menor), los banqueros que también son optimistas, piden menos requisitos para el acceso al crédito (por la misma razón).
Este proceso se enmarca en la evolución de las propias inversiones, que categoriza en tres tipos: “Hedge” (que podríamos traducir como “cubierta”, “segura”) donde el beneficio esperado de la inversión será capaz de pagar la deuda y los intereses, “Especulativa”, donde los beneficios pueden pagar solo los intereses, pero no la deuda contraída, teniendo que vender parte del activo para pagarla, y, finalmente, “Ponzi”, donde continuamente se tiene que estar endeudando para poder pagar si quiera los intereses (de aquí vienen los esquemas Ponzi, estafas donde el beneficio que se paga a los primeros inversores se deriva de las nuevas dotaciones de capital que aportan los siguientes inversores, en una pirámide que, por fuerza, acaba cayendo).
La idea fundamental de Misnky es que el optimismo hace a los inversores ir pasando de inversiones de tipo “hedge” al tipo “especulativo”. Según el gráfico (1), conforme el optimismo va en aumento en un periodo de auge económico y estabilidad financiera, el ratio de deuda sobre capital iría en aumento, pasando de una a otro. Cuando la renta esperada cae, o los tipos de interés suben, estas inversiones se acaban convirtiendo de facto en las del tercer tipo “Ponzi”. Una vez llegado a este punto solo es cuestión de tiempo hasta que el sistema se venga abajo. (Este proceso puede dividirse en varias etapas como pueden ser: "Displacement, boom, euphoria, profit taking and panic")

Entonces sucederá el llamado “Minsky moment”, que es cuando el proceso comienza a ir a la inversa. Para ello debe producirse una venta masiva de activos para conseguir pagar una deuda cuya inversión ya no da frutos. Este es el (poco) conocido efecto del Balance Sheet recession (del que parece ser especialista el japonés, Richard C. Koo). El cual ahonda aun más el ciclo, que profundiza la caída de la renta y el empleo.
Si bien para algunas escuelas económicas son los tipos de intereses bajos y la dirección estatal la que provocan burbujas especulativas, para Misnky es el simple optimismo y la búsqueda de nuevas y creativas formas de generar ingresos (cada vez menos estables). Quizás podamos asociarlo más a los “animal spirits”. De hecho asocia estas burbujas a simples "enamoramientos" de los inversores con ciertos sectores, como pudo ser el dot.com, la vivienda o, como no, los tulipanes. 

   Empleo y pobreza

Minsky acabó centrando su atención en los aspectos más reales de la economía, entendiendo así a los efectos que tocan directamente al ciudadano medio, la pobreza y el desempleo.  
La única opcion estable para reducir la pobreza es aumentar el empleo, dar cañas de pescar, y no peces, como se suele decir.

Tener un salario mínimo no tiene ningún sentido si no existe un postura firme del gobierno a garantizar empleos a ese salario mínimo. Un parado acaba recibiendo 0 euros de renta, y ese sí es el verdadero salario mínimo. El hecho de que el gobierno pueda garantizar este puesto de trabajo pone también una cota mínima de demanda agregada, lo cual reduce la inestabilidad y, obviamente, elimina el desempleo. El hecho de que salario fuera el mínimo fomentaría a que los trabajadores prefirieran a iguales condiciones trabajar para el sector privado y, además, este tendería a ofrecer mayores salarios.

  ¿Qué implica esto para el futuro inmediato?
Muchos han estado buscando el “Misnky moment”, que no es otro que el momento en el que las empresas y los bancos empiecen a vender sus activos para poder pagar la deuda privada, un proceso largo y que alineado con el planeta de la austeridad no concede mucha esperanza para el futuro. Autores, como Richard C. Koo, afirman que ya estamos en el.
Lo cierto es que la burbuja en la que nos habíamos metido ahora era el de la vivienda. Los bancos intentan vender los pisos que han acabado obteniendo como activos de la mejor forma posible, pero saben que su valor no es ni mucho menos el que tienen contabilizado. Este proceso acaba por reducir de forma importante el valor de sus activos y, en el proceso, el valor de los pisos. Hasta que estos bancos no se purguen, la expansión crediticia irá en retroceso (Credit Crunch).
     ¿Y después? Después el sistema seguirá su curso.

De nuestro blog Caótica economía.
Publicar un comentario