¿Es buen momento para comprar vivienda en España?

Pocas personas tiene hoy entre sus decisiones económicas la de comprar una vivienda, sea nuevo o de segunda mano. La actividad está muy parada y aunque se venden viviendas lo hacen con unas negociaciones duras, precios muy ajustados y con compradores que buscan “chollos” en un mercado complejo. Sin contar que son los propios bancos los que más pisos están logrando vender, al ser ellos los que facilitan las hipotecas para su compra o las deniegan si se acude a comprar viviendas que no son propiedad de los mismos bancos. Sean viviendas que venden ellos directamente o a través de inmobiliarias que interpuestas por ellos son las que gestionan su venta.

Pero si tiene dinero y ante las incertidumbres del euro, puede estar pensando en adquirir una nueva vivienda. Suerte la suya, disfrútela. ¿Pero es el momento ideal para adquirir una nueva vivienda?

Diría que comprar una nueva vivienda en 2012 no es una buena decisión por varias razones. Pero depende siempre de usted, sus activos, su necesitad, el precio y lugar de la vivienda, la negociación.

Los bancos están logrando sujetar los precios de la vivienda y llevan cuatro años en el intento que parece está llegando a su fin. Si al final se ven obligados contablemente a tener que ajustar los precios de sus activos inmobiliarios a sus valoraciones reales, podemos observar precios en el mercado en un par de años, con precios hoy increíbles de pensar. Ya se ven viviendas aceptables de segunda mano por debajo de los 100.000 euros, es muy posible que incluso vivienda nueva se vea a esos precios. Se habla de una bajada entre un 40% y un 70% del valor actual, depende del precio inicial y su calidad y lugar de construcción. Hoy se siguen intentando vender viviendas nuevas en ciudades medianas por 300.000 euros, un precio fuera de mercado. Y se siguen pidiendo por malas viviendas sin ascensor 120.000 euros. En ambos casos la dificultad de vender es muy alta y la necesidad de bajar muchos los precios, inevitable.

Pero además los intereses de las pocas hipotecas que se conceden están más altos que hace unos pocos años. No por que el Euribor esté más alto, sino por que los bancos quieren más negocio. Y si al final se modifica la ley hipotecaria para fijar la “dación en pago” subirán algo más para cubrir contingencias y fallidos. Hoy es imposible (o casi) lograr una hipoteca con menos de un 5% de interés. 

Pero además sabemos que están intentando cambiar las normas hipotecarias así como los incentivos fiscales para la inversión en vivienda. Es buen momento para esperar a que todo se asiente y sepamos con claridad en qué normas nos estaremos moviendo. A nivel estatal o a nivel local.

Mientras el desempleo se mantenga en una cifras superiores al 20% o con un paro entre jóvenes superior al 40% es imposible pensar en una reactivación de la compra de vivienda, pues se recurrirá al alquiler o a seguir viviendo en los hogares familiares. Se acabó por cierto y durante muchos años, la inversión en vivienda como una forma de hacer negocio fácil para quien tenía unos ahorros a los que deseaba sacar un beneficio. La vivienda será un bien de consumo, con un número de viviendas como inversión, pero más selectivo y menor en número. Con todos estos condicionantes, la vivienda debe bajar hasta precios lógicos. Si analiza el sueldo medio del inglés, francés o alemán y lo compara con el precio de sus viviendas, sabrá a que precios se tendrán que vender los pisos en España.
Publicar un comentario