24.11.11

Sí, soy anti sistema porque este sistema no ayuda a la sociedad global



¿Nos estamos dando cuenta que todos los planes de recortes que se nos imponen desde Europa están encaminados a que los grandes bancos y corporaciones cobren lo prestado y que en ningún momento se incide sobre los graves problemas de empleo, de calidad de vida social, de desatención a las familias con más problemas, de controlar las enormes indemnizaciones y pensiones de los banqueros que se jubilan, de asegurar las pensiones cotizadas?

Los gobiernos señalados como “díscolos” se ven obligados a tener que hacer grandes reforma que siempre afectan a los mismos, a los más necesitados. Pero nunca se habla de la necesidad vital de crear empleo, de dar salida social a los nuevos pobres que cada día a miles, surgen por embargos, desahucios, desempleo, enfermedades no reconocidas como invalidantes.

Los ciudadanos de estos países señalados como “complicados” se les obliga a tener que pagar unos intereses muy superiores a los que pagan por los países ricos, incluso aun no teniendo en sus contabilidades deudas superiores a estos, pero que los convierten en países que serán con seguridad impagadores, pues a ser pobres se une y suma que los intereses de su endeudamiento son usureros y a que no pueden atender sus mecanismos básicos para crear empleo y para reactivar sus economías internas.

La historia nos ha enseñado que el país que teniendo deuda no recibe unos intereses lógicos con arreglo a la economía de ese momento, terminan fallando y haciendo suspensión de pagos. Los intereses tienen mucho que ver con el IPC global de la zona en donde está inmenso este país. Se puede tener un 18% de interés y ser posible pagarlo si el IPC es del 20%, algo sin duda no deseable, pero que nos indica que las comparaciones con otros tiempos son relativos.

¿Cuánto fraude se sigue realizando desde bancos en Suiza o en paraísos fiscales, sin que ningún gobierno controle o resuelva esta vergüenza de un nuevo siglo? ¿por qué tiene que recibir la presión de la deuda los ciudadanos de cada país y no las grandes corporaciones económicas que siguen pidiendo ayuda pública en cuanto un aire les da de frente, pero que nunca se olvidan de repartirse beneficios o indemnizaciones millonarias para sus jubilados de lujo, dirigentes que nos han llevado al desastre actual?


Publicar un comentario