30.10.11

Consejos básicos para encontrar nuevo trabajo, nuevo empleo, con más seguridad

Todos sabemos que en estos tiempos es muy complicado encontrar trabajo, tanto si es tu primer trabajo como si has terminado en el desempleo y debes encontrar un nuevo trabajo. Pero aun sabiendo que las posibilidades de encontrar un nuevo empleo son bajas, no debes quedarte en casa, desesperado y hundido. Ya sabemos que es mucho más sencillo aconsejar que lograr levantar el ánimo y ponerse a buscar empleo cuando ya se han recibido muchas puertas cerradas en la cara, posiblemente por excusas ilógicas; pero los malos tiempos no nos sirven de mucho. Mal de muchos no debe ser consuelo de nadie.
Recurre a oficinas públicas de ayuda al empleo. Tu Ayuntamiento, tu Comunidad Autónoma también tiene sistemas de búsqueda de empleo. Incluso los sindicatos o las asociaciones empresariales o las Cámara de Comercio. No solo el INEM sirve para (no) encontrar empleo.


¿Has actualizado tu currículo?. Es bueno que lo revise alguien de tu confianza, que tenga algunos conocimientos laborales o de gestión de personas, para encontrar posibles fallos, modificar algunos aspectos que no sean positivos para tu objetivo. Es posible que debas tener más de un currículo, según el tipo de empleo que vayas a solicitar, con algunas modificaciones importantes para no distraer a quien lo lee. Intenta incluso personalizarlo para la empresa en concreto a la que vas a presentarlo, con algunos detalles que les haga ver que eres su candidato “perfecto”, que conoce la actividad de la empresa e incluso la propia empresa (aunque este último dato es mejor dejarlo para la entrevista personal).

Haz nuevos cursos para actualizar tus conocimientos. Estudia nuevas posibilidades de nuevos oficios, de nuevos estudios. Analiza con calma y apoyo exterior las posibilidades del autoempleo. 

Recurre a todas las redes sociales. Insiste en dejar claro que buscas empleo, que te conozcan por tu oficio. Debes crear, construir una “marca personal”, algo que sobre todo en EEUU se cuida mucho. Tú eres un cúmulo de circunstancias, de calidades, de capacidades. Y deben conocerlo cuanto más personas mejor. Hazte un blog sobre tu oficio si esto es posible y opina, da consejos, apoya, ayuda. Luego puedes ponerlo en tu currículo como una posibilidad más para que te conozcan las personas a las que vas a solicitar empleo. Entre los candidatos, aquel que sea capaz de mostrase más claro, dando más información y seguridad sobre su forma de trabajar, tiene más posibilidades de obtener el empleo. Si logras que entren a tu blog y conozcan tus opiniones, quien debe contratarte estará más seguro de la persona que eres, del profesional que eres.

Usa internet, busca información de todo tipo en internet. Sobre tu oficio, sobre las empresas a las que vas a visitar, sobre la realidad laboral de tu ciudad, sobre empleo en otras ciudades o en otros países. Sobre ayudas a desempleados, sobre lo que opinan otros desempleados sobre sus situaciones. Todo sirve para tener más información sobre el momento actual. Toma apuntes de todo lo que consideres interesante y aprende a colocarlo en carpetas para que te sea fácil encontrarlo. No es necesario imprimirlo en papel, puedes, debes, guardar los documentos.

Confía en tu familia y busca apoyo. No milagros, no caridad. Deben ayudarte sin dar pena, a dar a conocer tu posición de desempleado y de darte información. La mayoría de este no te servirá, pero no la desprecies, nunca sabes ni cuando ni por parte de quien te llegará la solución. Agradece todo lo que te digan, aunque sean personas pesadas e incluso impertinentes, pero filtra sus contenidos después. Debes ser una esponja que todo lo admite y luego se queda solo con lo que te interese.

Aprende a hablar en público, a realizar una entrevista de trabajo. Puede incluso provocar entrevistas falsas o acudir a entrevistas en donde ya sepas de antemano que no te cogerán a trabajar, pero te pueden servir como aprendizaje. Debes utilizar todos los sistemas para aprender a buscar empleo. Con respeto, con seriedad, pero no siendo adusto, no dando pena. Haz valer tu personalidad, no engañes en exceso, abre tu pensamiento y sé sincero. Hazte respetar cuando te pongan contra la pared de preguntas impertinentes, pues a veces se busca provocar para ver cómo te defiendes ante ellas.

Ten paciencia, no son buenos tiempos aunque todos los meses se hacen miles de nuevos contratos, aunque se despida a otros tantos miles de contratos. Seguro que tienes algunos puntos fuertes, debes saberlos y ponerlos en valor en todo el proceso. No creas en exceso en los frenos de la edad; eso depende al final de otros factores, no es algo definitivo. El sueldo que te ofrezcan está en consonancia con tu responsabilidad, con tu entrega. No debe ser el sueldo algo definitivo.

Recuerda que de un trabajo también se puede salir si no te gusta, si no es lo que esperabas. En el periodo de prueba se puede rescindir el contrato de mutuo acurdo. Pero después hay muchos sistemas para provocar que se te rescinda el contrato si aquello no es lo que te imaginabas o si detectas que están abusando de tu necesidad. 

En las entrevistas de trabajo tú vas a mentir y el entrevistador lo sabe. Pero no lo duces, la empresa también va a mentir y esto lo debes saber tú. Tristemente es así en muchos casos (hay empresas que son sinceras, faltaría más) así que valora todo y pregunta. Lo mejor es entrar en una empresa sabiendo la verdad, aunque sea dura que ir sintiéndote engañado día a día.
Publicar un comentario