Ya sé cual es el precio de este blog. Ahora ya solo me falta encontrar comprador

En un servicio, de esos gratuitos, en donde te dicen el valor de una página web, me sacan una evaluación de 5.400 euros por este blog. Si encontrara comprador, ahora mismo lo vendo, chatos.
Los blog están de capa caída y no tienen precios. O lo que es peor, el precio es tan bajo que sirven para entretener y poco más. Si estos valores fueran ciertos me dedicaría a crear blog como un poseso y a venderlos. Me haría con una pasta gansa.
Las cosas valen lo que alguien quiere pagar por ello. Ni más ni menos. Nada tiene un precio fijo, lo ponen los compradores. Algo que parece imposible viendo los precios de las cosas, sobre todo en periodos de inflación. Pero en realidad es el mercado y los clientes los que admiten los precios, los pagan a la hora de comprar y por eso valen lo que piden. Si nadie comprara la carne a 12 euros el kilo, la tendrían que ir bajando hasta ponerla al precio que nosotros como consumidores estuviéramos dispuestos a pagar. Como esto, todo. Pero juegan con que somos incapaces de ponernos de acuerdo en algo tan sencillo como presionar con la fuerza que nos da tener el dinero para consumir.
Lo dicho, por…, venga vale, lo rebajo, por 5.000 euros lo vendo.
Publicar un comentario